Imprimir PDF

Ajuste al gasto público

Por: Abel Hibert (5/02/2015)

El gobierno federal anunció la semana pasada un recorte al gasto público por 124.3 mmp (0.7% del PIB) como respuesta a la constante y profunda caída en los precios del petróleo.

De entrada el recorte al gasto público es una acción positiva y responsable por parte de las autoridades, ya que uno de los principales supuestos con los cuales se había elaborado el presupuesto de ingresos 2015 que era vender nuestro petróleo en los mercados internacionales en 79 dólares no se iba a cumplir. El ajuste asegura que el déficit fiscal y los niveles de deuda pública no sigan incrementando poniendo en riesgo la estabilidad fiscal y macroeconómica que nos ha costado tres décadas de esfuerzo continuo.

 

Sin quitarle mérito a la medida, quisiera aportar algunas reflexiones: Están ajustando 17% el incremento del gasto público en lo que va del sexenio o 2.6% del incremento del gasto presupuestado para este año. ¿Por qué por mucho tiempo el gobierno federal había afirmado que el gasto público se negó a ajustarlo? ¿Finalmente quién los presionó? ¿Por qué se hace el ajuste del gasto hasta finales de enero y no a partir de octubre cuando era evidente que era insostenible el precio del petróleo con el cual se hizo tanto el presupuesto del 2014 como el del 2015? Se podría comprender el ajuste al gasto en Pemex, que ojalá no sea mayoritariamente en inversión. Pero, ¿por qué ajustar el presupuesto de la CFE cuando se tiene la oportunidad de impulsar las inversiones en gasoductos y reducir el costo de producir electricidad? ¿Por qué el ajuste al presupuesto de Educación, Conagua, Conacyt y Agricultura? ¿Por qué no se ajusta el gasto público a los partidos políticos y a las elecciones? ¿Por qué se sigue programando la entrega de televisiones digitales? ¿Por qué no se ajustó el sueldo de los altos mandos de la administración pública? Hubiera sido buen gesto del presidente, gabinete, legisladores, órganos autónomos  y suprema corte de justicia hacerse una reducción a sus percepciones. Ahora que se acerca presentar la declaración anual de impuestos ¿se ha puesto a reflexionar sobre lo que va a pagar al fisco de ISR para cuántos burócratas alcanza a mantener? En mi caso, lo que pago en un año de ISR por trabajar sirve para pagar el sueldo de un mes de un Ministro de la Corte. El gobierno a todos niveles tiene que buscar mecanismos para que nos cuesten menos y nos rindan más. Solo así, les aplaudiremos.

 

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla